lunes, 7 de octubre de 2019

Tecnología digital para impulsar la agroindustria alimentaria



El poder de la agricultura y de la agroindustria alimentaria para reducir los índices de pobreza en el mundo están siendo observados  muy de cerca por organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) donde actualmente se promueven soluciones innovadoras para desarrollarlas adecuadamente y conforme a los nuevos tiempos.

Según la FAO, la agricultura no es un sector que atraiga a las nuevas generaciones  por su tradicional vinculación con tareas arduas, rudimentarias y poco remuneradas.

Es por ello que propone replantear la alimentación y agricultura a fin de ofrecer buenas oportunidades de trabajo productivo. Un cambio de paradigma y adopción de nuevas metodologías donde los avances digitales y tecnológicos sirvan para apalancar y hacer más competitiva esta actividad económica.

Concretamente la FAO incorpora el uso de cinco aplicaciones y servicios digitales que impulsan el empleo rural y revolucionan la agricultura.

Una es la aplicación Nuru, capaz de combinar el aprendizaje automático y la inteligencia artificial para examinar una planta dañada y confirmar de forma inmediata si el gusano cogollero es responsable del daño. Este recurso desarrollado por FAMEWS, la FAO y la Universidad Estatal de Pensilvania se ejecuta dentro de un teléfono Android estándar y puede también funcionar sin conexión, siendo de gran ayuda para el control de los cultivos.

Esta aplicación para mantener a raya esta plaga que destruye el maíz y otros cultivos importantes en áreas de América, África y Asia está siendo utilizada para procesar los datos obtenidos por los campesinos en sus fincas, transferirlos a una plataforma global basada en la web y analizarlos para proporcionar informes de situación en tiempo real, calcular los niveles de infestación y proponer medidas para combatirla.

La aplicación de meteorología y calendario agrícola combina información sobre pronósticos meteorológicos y calendarios de cosechas, proporcionando una alerta temprana de riesgos potenciales. La que se centra en curar y alimentar a su ganado ayuda a reducir las pérdidas, al proporcionar información sobre el control de enfermedades animales y las estrategias para su alimentación.

AgriMarketplace permite a los agricultores obtener mejor información sobre los proveedores para la compra de materias primas, los mercados para vender sus productos y los precios de mercado. En cuanto a la nutrición, e-Nutrifood ofrece recomendaciones a la población rural para producir, conservar y consumir alimentos nutritivos.

Tenemos también a disposición la aplicación móvil Abalobi, que registra qué pescado capturaron, cuándo, dónde, usando qué método y por cuánto lo vendieron, una información valiosa que se almacena en la aplicación y se comparte con otros pescadores. En las costas de Sudáfrica, 30 000 pescadores artesanales viven del mar, en una delgada línea entre la pesca comercial y la de subsistencia, por eso al elaborar su propio conocimiento sobre la pesca, ayudan a crear comunidades resilientes, en especial frente al cambio climático.

Por último. No podemos dejar de mencionar los drones. Según la FAO, la alimentación y la agricultura será el segundo mayor usuario de drones en el mundo en los próximos cinco años. Ya se ha utilizado drones en muchos países para recopilar información detallada y en tiempo real sobre los retos alimentarios y agrícolas, como el de desastres naturales, y la evaluación posterior de los daños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario